jueves, 11 de junio de 2015

Las dos Leyendas del AtrapaSueños

LEYENDA LAKOTA:

 

 Hace mucho tiempo, cuando el mundo era joven, un viejo líder espiritual, Lakota, estaba en una alta montaña y tuvo una visión. En esta visión, Iktomi, el gran maestro bromista de la sabiduría, apareció en forma de una araña. Iktomi le habló en un lenguaje sagrado que sólo los líderes espirituales de los Lakotas podían entender.

Mientras le hablaba, Iktomi, la araña, tomó un aro de sauce, el de mayor edad, que también tenía plumas, pelo de caballo, cuentas y ofrendas, y empezó a tejer una telaraña.

Él habla con el anciano acerca de los círculos de la vida, de cómo empezamos la vida como bebés y crecemos a la niñez y después a la edad adulta. Finalmente, vamos a la ancianidad, donde debemos ser cuidados como cuando éramos bebés, completando el círculo.

Pero Iktomi dijo mientras continuaba tejiendo su red: “En cada tiempo de la vida hay muchas fuerzas, algunas buenas, otras malas. Si te encuentras con las buenas fuerzas, ellas te guiarán en la dirección correcta. 

Pero si
escuchas a las fuerzas malas, ellas te lastimarán y te guiarán en la dirección equivocada”. Y continuó: “Ahí hay muchas fuerzas y diferentes direcciones, y pueden ayudar a interferir con la armonía de la Naturaleza; también con el gran espíritu y sus maravillosas enseñanzas”.

Mientras la araña hablaba continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera y trabajando hacia el centro.

Cuando Iktomi terminó de hablar, le dió al anciano Lakota la red y le dijo:


Mira la telaraña, es un círculo perfecto, pero en el centro hay un agujero. Usa la telaraña para ayudarte a ti mismo y a tu gente para alcanzar tus metas y hacer buen uso de las ideas de la gente, de los sueños y las visiones. Si crees en el gran espíritu, la telaraña atrapará tus buenas ideas, y las malas se irán por el agujero”.

El anciano Lakota le transmitió su visión a su gente y ahora los indios Siux usan el atrapasueños como la red de su vida. Ése se cuelga arriba de sus camas, en su casa, para escudriñar sus sueños y visiones.

Lo bueno de sus sueños es capturado en la telaraña de la vida y enviado con ellos; lo malo de sus sueños, escapa a través del agujero en el centro de la red y no volverá a ser parte de ellos.

Ellos creen que el atrapasueños sostiene el destino de su futuro.

LEYENDA OJIBWA

Mucho tiempo atrás, en el antiguo mundo de la Nación Ojibwe, los clanes estaban todos ubicados en un área general de un lugar conocido como Isla Tortuga. Esta es la forma en que los viejos narradores Ojibwe cuentan como Asibikaashi (Mujer Araña) ayuda a Wanabozhoo a traer a Giizis(Sol) de vuelta al pueblo.

Hasta el día de hoy, Asibikaashi construía su choza especial antes del amanecer. Si estas despierto al amanecer, como deberá ser, busca su choza y veras el milagro de como ella captura la salida del sol, como las chispas de luz sobre la roca en la cual se reune.

Asibikaashi cuida de sus hijos, la gente de la Tierra, y continúa haciéndolo así hoy en día. Cuando la nación Ojibwa se dispersó por las cuatro esquinas de Norteamérica para que se cumpliese una profecía, Asibikaashi paso un mal rato haciendo a todos los niños "tablas cunas" para el viaje.

Por eso las madres, hermanas, y "Nokomis" (abuelas), tejieron las redes mágicas para los nuevos bebés, usando sauce y refuerzos o cordajes hechos de plantas.

Tienen la forma de un círculo para representar cómo el sol viaja por cada día a través del cielo. Elatrapasueños ("dreamcatcher" en inglés) filtrará todos los malos "bawedjigewin" (sueños) y sólo permitirá que los buenos pensamientos entren en nuestra mente cuando estemos dormidos.

Verás en el centro un pequeño agujero de cada "Atrapasueños" a través del cual deben llegar los "bawadjige" (sueños") buenos. Con los primeros rayos de luz solar, los malos sueños desaparecerán.

Desde su origen, el número de puntos donde la red está unida al aro central son ocho por las piernas de la "mujer araña", o siete por las "Siete Profecías".

Es tradición colocar una pluma en el centro del "Atrapasueños", simula la respiración o el aire, que es esencial para la vida. En las "tablas cunas", los bebés miraban como juega el aire con la pluma y, por fortuna, se entretenían soplando la pluma.

Los "Atrapasueños" usados por los adultos no tienen plumas en el aro central. La mujer es la guardiana de la pluma del búho, guardián de la sabiduría. El hombre es el guardián de la pluma del águila, guardián del coraje, del valor.

Publicar un comentario